Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en ocasión del Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas

Viena, 26 de junio de 2019 (Naciones Unidas).- En ocasión del Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, emitió el siguiente mensaje: El problema mundial de las drogas es uno de los temas más desafiantes que enfrentamos. Tiene un amplio impacto en la salud y el bienestar de las personas, las familias y las comunidades, así como en la seguridad y el desarrollo sostenible de las naciones.

Por lo tanto, prevenir y abordar los desafíos de las drogas en toda su complejidad es esencial para cumplir una promesa global fundamental, consagrada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible: No dejar a nadie atrás.

Las prioridades nacionales pueden diferir, pero la comunidad internacional comparte un objetivo común para proteger la seguridad y el bienestar de las personas, mientras se esfuerza por el progreso y la dignidad de todos.

Acojo con satisfacción el tema de este Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas: “Salud para la justicia – Justicia para la salud”, subrayando la importancia de un enfoque holístico que incluya a la salud, los derechos humanos, la justicia penal y las instituciones de servicios sociales.

Esta respuesta integral guió la política de drogas lanzada por mi gobierno cuando fui Primer Ministro de Portugal hace dos décadas.

A principios de este año, en la Comisión de Estupefacientes, los Estados miembros se comprometieron a “trabajar juntos por respuestas a la problemática de las drogas basadas en los derechos y la salud para que las personas puedan vivir con salud, dignidad y paz, con seguridad y prosperidad”.

Pido a todos los gobiernos que cumplan con esta promesa. Esto significa tomar medidas enérgicas contra el tráfico de drogas y aquellos que se benefician de la miseria humana, incluso mediante una mayor cooperación internacional y el intercambio de inteligencia en toda la cadena de suministro de drogas. También significa servicios de prevención, tratamiento y rehabilitación para el consumo de drogas y el VIH basados ​​en los derechos humanos y sensibles a la edad y el género, ofrecidos sin estigma ni discriminación. También significa enfoques de aplicación de la ley que protegen a las personas de la violencia y la explotación criminal.

Las familias, las escuelas y las comunidades desempeñan un papel crucial, especialmente en el apoyo a los jóvenes que pueden verse afectados por el abuso de drogas con consecuencias terribles y duraderas. Trabajemos con y para que los jóvenes prevengan el uso indebido de drogas y ayudemos a los jóvenes a llevar una vida más saludable y navegar por las elecciones de la vida con fortaleza y resiliencia.

En este Día Internacional, mostremos nuestro compromiso de cumplir nuestra promesa de garantizar la salud y la justicia para todas y todos.