Katherine Grigsby: “No tenemos la menor duda de que será un evento exitoso”

Christian Peña Y Lillo H.cpena@eldeber.com.bo

La coordinadora de las Naciones Unidas en Bolivia, Katherine Grigsby, realizó ayer una primera visita a nuestra capital, sede de la cumbre del G-77 más China. Dijo que el intercambio será permanente.

 ¿Qué espera Naciones Unidas de la próxima cumbre del G-77 más China?
La decisión que tomó el presidente Evo Morales de realizar este evento es un acontecimiento tremendamente significativo, sobre todo porque en este año hay diferentes procesos que se están llevando a cabo. Me gustaría mencionar, por un lado, que este es el año víspera de la conclusión de las metas del desarrollo del milenio, en 2015 las naciones del mundo evaluaremos el cumplimiento de estas metas. Al mismo tiempo, estamos definiendo la agenda del desarrollo pos-2015. Es un momento histórico en términos de la discusión, del entendimiento de las naciones sobre qué mundo queremos hacia el futuro, no es una reunión más.

 ¿Qué temas considera que son los indispensables a tratarse en esta cumbre?
Creo que siguen teniendo enorme preponderancia, en el marco de la agenda pos-2015, en primer lugar la erradicación de la pobreza, y en el centro de esta temática, el desarrollo sostenible. Estos nos parecen que son elementos sustantivos y fundamentales, que uno sin el otro no tiene validez, acompañados de la inclusión social, el desarrollo sustentable a largo plazo y el cambio climático. Un poco el planteamiento del G-77 más China es definir una agenda global, que lo que es bueno para mí también sea bueno para ti.

 ¿Bolivia, como miembro del G-77 más China, puede pedir al grupo que se apoye la demanda de que las naciones sin acceso al mar logren contar con esa posibilidad?
Lo que sucede es que hay diferentes espacios dentro de las Naciones Unidas y el G-77 más China es un mecanismo de diálogo e intercambio sobre temas que son multilaterales y en esa perspectiva que preocupan a todos, que tienen un común denominador. Sin embargo, cualquier otro tema que sea más bilateral o que afecte de otra manera a muchos más países del grupo, tiene que encontrar los espacios adecuados para ser discutido. No es que se excluya este tratamiento, sino que no es el espacio adecuado.

 ¿Cuándo se comienza a definir la agenda?
Este es un proceso que va simultáneo al que se vive en Nueva York, donde la representación diplomática de Bolivia tiene que animar y dirigir las diferentes reuniones que se llevan adelante dentro del G-77 más China. La posibilidad de construir el puente entre Santa Cruz, La Paz y Nuevo York será importante, porque allí se construirá y se alimentará las determinaciones que corresponden a este evento.

 ¿Cómo deberá ser la participación de la sociedad civil?
Precisamente la construcción de la agenda para el desarrollo pos- 2015 involucra las consultas nacionales, donde se abrió un espacio para que la sociedad civil y los movimientos sociales tengan el mecanismo idóneo para expresarse y elevar sus propuestas. La construcción de esta agenda ya cuenta con un documento, producto de más de 110 consultas, donde la sociedad se manifestó. Posiblemente estaremos entrando, en el segundo semestre de este año, a una segunda ronda.

 ¿Cómo ven el proceso de organización que se lleva adelante en Santa Cruz?
Sin duda es un tiempo corto, pero Santa Cruz tiene experiencia en montar cumbres y diversos eventos. He constatado la gran disposición y el entusiasmo, además de la capacidad y la decisión política del Gobierno de apoyar en todo sentido la preparación de la cumbre. No tenemos la menor duda, aunque el tiempo es corto, de que será un evento exitoso.

 ¿Qué compromisos se acordaron durante su visita?
Este fue un primer encuentro de varios que tendremos que realizar, pero lo que vemos claramente es que podemos acompañar al equipo que trabajará en esta tarea, vamos a acompañarlos técnicamente en los criterios y la orientación del montaje. Estaremos donde seamos requeridos, pero nos concentraremos más en la asistencia técnica