esenkent evden eve nakliyat İkitelli evden eve nakliyat
bonus veren siteler deneme bonusu veren siteler cevrimsiz bonus veren siteler
bostanci escort
pendik escort
ankara escort
antalya escort
getting fucked doggy style ragazze in mutande e reggiseno video porno orge bisex
Antalya Escort
http://istanbulartsnob.com/escortbayan/anadolu-yakasi-escort besiktas escort pendik escort
porno
rokettube
eryaman escort bayan
porno

Mensaje del Secretario General, António Guterres, en la Cumbre de Sistemas Alimentarios

 

 

 

 

 

 

 

Excelencias, distinguidos participantes, distinguidos invitados,

Comer es vivir.

Pero en países, comunidades y hogares de todos los rincones del mundo, esta necesidad esencial, este derecho humano, no se cumple.

Todos los días, cientos de millones de personas se acuestan con hambre.

Los niños se mueren de hambre.

Tres mil millones de personas no pueden permitirse una dieta saludable.

Dos mil millones tienen sobrepeso o son obesos.

462 millones tienen bajo peso.

Y casi un tercio de toda la comida que se produce se pierde o se desperdicia.

Debemos construir un mundo donde haya alimentos saludables y nutritivos disponibles y asequibles para todos, en todas partes.

Sin embargo, conocemos el desafío que tenemos ante nosotros. No es nuevo.

Pero la pandemia de COVID-19 ha hecho que este desafío sea mucho mayor.

Ha profundizado las desigualdades.

Economías diezmadas.

Hundió a millones en la pobreza extrema.

Y levantó el espectro de la hambruna en un número creciente de países.

Al mismo tiempo, estamos librando una guerra contra la naturaleza y cosechando la amarga cosecha.

Cultivos arruinados. Ingresos menguantes. Y sistemas alimentarios defectuosos.

Los sistemas alimentarios también generan un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero.

Y son responsables de hasta el 80 por ciento de la pérdida de biodiversidad.

Al mismo tiempo, los sistemas alimentarios pueden y deben desempeñar un papel de liderazgo a la hora de abordar todos estos desafíos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

Eso lo sabemos bien.

Durante los últimos 18 meses, ha sido parte de un compromiso global notable.

Mientras la pandemia nos separaba físicamente, los preparativos para esta Cumbre nos unieron.

A través de diálogos nacionales, los gobiernos reunieron a empresas, comunidades y la sociedad civil para trazar caminos para el futuro de los sistemas alimentarios en 148 países.

Más de 100 mil personas se reunieron para discutir y debatir soluciones, muchas de las cuales ahora se comparten en esta Cumbre.

Le inyectaron nueva vida al multilateralismo.

Y la esta Cumbre está liderando el camino hacia sistemas alimentarios que pueden impulsar la recuperación mundial de tres formas fundamentales.

Para la gente. Por el planeta. Y por la prosperidad.

Primero, necesitamos sistemas alimentarios que apoyen la salud y el bienestar de todas las personas.

La desnutrición, el hambre y la hambruna no son fuerzas de la naturaleza.

Son el resultado de las acciones, o inacciones, de todos nosotros.

Como comunidad global, necesitamos impulsar los sistemas de alimentación y nutrición de emergencia en áreas afectadas por conflictos o emergencias climáticas.

Necesitamos invertir en sistemas de alerta temprana para la prevención de la hambruna.

Y tenemos que hacer frente a los impactos de todos los sistemas que contribuyen a la nutrición, desde los propios sistemas alimentarios hasta la salud, el agua y el saneamiento.

Las dietas nutritivas y diversas son a menudo demasiado costosas o inaccesibles.

Esto puede llevar a que los consumidores tomen malas decisiones, o que no tengan ninguna opción.

Insto a los gobiernos y las empresas a trabajar juntos para aumentar el acceso a dietas saludables, incluso incentivando nuevos comportamientos.

Por ejemplo, me complace ver que muchos Estados miembros se movilizan a favor del acceso universal a comidas nutritivas en las escuelas.

Un gran ejemplo de cómo la protección social puede apoyar la resiliencia, la seguridad alimentaria y los derechos de los niños y los jóvenes.

En segundo lugar, necesitamos sistemas alimentarios que protejan nuestro planeta.

Es posible alimentar a una población mundial en crecimiento y al mismo tiempo proteger nuestro medio ambiente.

Se necesitan métodos de producción y consumo sostenibles y soluciones basadas en la naturaleza.

Se necesita una gestión inteligente y sostenible de los recursos naturales, desde las granjas hasta la pesca.

Y se necesitan países que asistan a la COP26 en Glasgow con planes audaces y específicos para mantener la promesa del Acuerdo de París.

La guerra en nuestro planeta debe terminar y los sistemas alimentarios pueden ayudarnos a construir esa paz.

En todo momento, debemos fortalecer la resiliencia de los sistemas alimentarios locales a las conmociones externas, como los conflictos, el cambio climático y las pandemias.

En tercer y último lugar, necesitamos sistemas que puedan respaldar la prosperidad.

No solo la prosperidad de las empresas y los accionistas.

Pero la prosperidad de los agricultores y los trabajadores de la alimentación, y de hecho, los miles de millones de personas en todo el mundo que dependen de esta industria para su sustento.

Trabajando en el campo, transportando alimentos al mercado y a nuestros hogares.

Y hacerlo durante un período extraordinario de bloqueos y limitaciones de transporte.

Estas mujeres y hombres han sido los héroes olvidados de los últimos 18 meses.

Con demasiada frecuencia, estos trabajadores están mal pagados, incluso explotados.

Sin embargo, estos sistemas y las personas que los mantienen en funcionamiento representan el 10 por ciento de la economía mundial.

Pueden ser un poderoso impulsor para una recuperación inclusiva y equitativa del COVID-19.

Pero solo si cambiamos la forma en que los apoyamos.

Como comunidad global, debemos cambiar nuestro enfoque sobre los subsidios agrícolas y el apoyo al empleo para los trabajadores.

Y debemos repensar cómo vemos y valoramos los alimentos, no simplemente como un bien que se negocia, sino como un derecho que todas las personas comparten.

Excelencias,

Por encima de todo, el cumplimiento de nuestros objetivos a través de estos tres principios depende de las asociaciones.

Solo trabajando juntos podremos mantener el extraordinario impulso generado por esta Cumbre.

La familia de las Naciones Unidas se enorgullece de emprender este viaje con usted y le prometemos nuestro pleno apoyo.

Todo el sistema, dirigido por nuestro organismo con sede en Roma, seguirá defendiendo este esfuerzo vital.

Nuestros Coordinadores Residentes y Equipos de País de la ONU continuarán prestando su liderazgo y apoyo a nivel de país.

Y continuaremos este viaje juntos, reuniéndonos nuevamente en dos años para hacer un balance de nuestro progreso y preservar la energía durante la Década de Acción.

También necesitamos que más empresas se unan a este trabajo, desde los productores de alimentos hasta las industrias del transporte y la comercialización.

Necesitamos la promoción y la voz de la sociedad civil para seguir pidiendo cambios.

Y en todo momento, necesitamos la participación de las personas en el centro de nuestros sistemas alimentarios.

Agricultores familiares, pastores, trabajadores, pueblos Indígenas, mujeres, jóvenes.

Aprendamos unos de otros, e inspirémonos unos a otros, mientras trabajamos juntos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Excelencias,

Queridos amigos,

La comida es vida y la comida es esperanza.

El cambio en los sistemas alimentarios no solo es posible, es necesario.

Para la gente. Por nuestro planeta. Por la prosperidad.

Este es nuestro momento.

Pongámonos a trabajar.

Y gracias.

 

António Guterres

Nueva York, 23 de septiembre 2021